Coliflor multifunción

(by ella)

image

O la odias o la amas. Nunca he escuchado a nadie hablar de la coliflor en un tono comedido, siempre desata emociones de extremo. Será por eso que me gusta tanto?

La semana pasada, ya día otoñal, me apetecía una coliflor de lo mas traicional; con sus patatas, huevo y sin olvidarnos de una ajada en todo su esplendor.

Como siempre dice el, cuando digo: ” Voy a hacer un poquito de……”, se puede venir a comer todo el vecindario, así que como era sabido me sobró una fuente. Para no repetir el mismo plato recordé como las hacía mi abuela Carmen y me puse manos a la obra con los Buñuelos de Coliflor saboreando la niñez.

Para los ingredientes he utilizado:

  • 300-400 gr de coliflor cocida
  • 2 huevos
  • 3-4 cucharadas de harina
  • 2-3 cucharadas de leche
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite
  • Perejil
  • Vinagre

Y nos ponemos manos a la obra.

Separamos las claras que llevaremos a punto de nieve con tres gotitas de vinagre, una vez que las tengamos en su punto añadimos las yemas batidas y ligamos.

image

Añadimos la leche y harina integrandolos bien para evitar grumos.

image

Cogemos la coliflor cocida y con ayuda de un tenedor la mezclamos con el resto de ingredientes.

image

Salamos y añadimos pimienta y perejil picado.

image

En una sartén con aceite de oliva muy caliente echamos montoncitos de la preparación. Doramos por los dos lados.

image

Los vamos sacando de la sartén e incorporando a un plato con papel absorvente para quitar el exceso de aceite.

image

Con las patatas sobrantes las podemos cortar y pasar por la sarten con un nada de mantequilla.

Y ya estamos listos para ir a la mesa;)

image

 

 

Una merienda de domingo

(by ella)


Ayer, un domingo cualquiera, que mejor plan que preparar una merienda en una tarde lluviosa.

Me apetecía algo dulce, en concreto crema pastelera, así que me puse a buscar por la red alguna receta que me hiciera relamerme los labios.

Y así llegué hasta las Berlinesas de crema de toda la vida. Lo primero que hice fue ver si tenía en la alacena todos los ingredientes:

  • 100 gr de levadura
  • 750 gr de harina refinada
  • 6 cucharadas de azúcar
  • 250 cc de agua tíbia
  • 1 cucharadita de sal
  • 100 gr de mantequilla derretida
  • 3 yemas
  • 3 claras batidas a punto de nieve
  • Esencia vainilla (según gustos)

Por suerte tenía todos ellos, así que me puse manos a la obra con la preparación:

  1. Separamos en distintos recipientes las claras de las yemas y batimos las primeras a punto de nieve, reservamos.
  2. Batimos las yemas junto con la sal, azúcar, esencia de vainilla y la mantequilla. Cuando se encuentre todo integrado agregamos la levadura disuelta en el agua.
  3. Es el momento de añadir la harina y comenzar a formar un bollo
  4. Por último añadimos las claras batidas a punto de nieve y dejamos levar el bollo 45 min.
  5. Dividimos el bollo en pequeñas porciones que dejaremos nuevamente levar 60 min.
  6. En una sartén, tendremos preparado el aceite bien caliente donde freiremos los bollos.
  7. Al ir retirándolos los hacemos rodar por azúcar para que se pegue a la berlinesa.
  8. A continuación les hice un corte y añadí las crema pastelera (que la hice con Flanin de forma rápida)


  

  

No ha estado mal la experiencia, pero puede ser mejorada. Sobre todo a la hora de freír los bollos, hacerlo con el aceite muy caliente pero a fuego suave para que se haga de dentro a fuera.


La verdad, estaban bueniiiisimos;)

Me sobró un poquito de crema pastelera que he utilizado para el postre de hoy. Le he añadido kiwi y fresa, adornado con birutas de chocolate, así de sencillo.


Hasta otro plato!

Las buenas hierbas

(by ella)

Macetas-600x435

Seguro que os ha pasado en alguna ocasión, que habéis tenido que tirar hierbas aromáticas frescas por no hacer uso de todo el paquete.

En mi casa, desde la más tierna infancia, me metieron en el disco duro,: “la comida no se tira”, y así es que no tiro ni una hierba.

Durante el verano me encanta tener en mi terraza distintas plantas aromáticas, una de ellas es  la albahaca, ideal para aromatizar platos de pasta. Pero claro, no haces uso de toda ella, así que empecé a buscar formas de conservar y comparto con vosotros la que más me ha gustado.

IMG_2175

Instrucciones:

  1. Corta con una tijera o quita con las manos las hojas de la albahaca cuidadosamente de la planta.
  2. Lava muy bien cada hoja y colócalas en un escurridor hasta que se sequen por completo, si es necesario con papel de cocina quita cualquier exceso de agua.
  3. Con un cuchillo bien afilado cortar la albahaca muy fina.
  4. Introduciremos en un recipiente, podemos utilizar cubiteras o moldes de respostería,  la albahaca cortada y la cubriremos con aceite de oliva.
  5. Con bolsas de congelación o film transparente cubriremos adecuadamente los moldes utilizados para evitar que el frío queme su interior.
  6. Introducimos en el congelador y tiempo de almacenamiento es de aproximadamente un año.

IMG_2176IMG_2174

IMG_2177IMG_2285

Y ya que estamos, me pasa lo mismo con la menta, que se reproduce a lo bestia.                     Así que lo que hago con esta es secarla y la utilizo para aromatizar muchos platos de repostería y un toque al pescado.

menta

Instrucciones:

  1. Procedemos con los pasos 1 y 2 que hemos seguido con la albahaca.
  2. En una hoja de papel secante o de horno metemos las hojas bien secas, sin cortar, y hacemos un “paquetito”, el cual guardaremos en un sitio seco y oscuro durante 1 mes.
  3. Una vez comprobemos que la hojas están secas, vamos deshaciendo con los dedos  la menta, hasta conseguir la textura que deseamos.
  4. Podemos introducirla en un recipiente de cristal para que guarde todo su aroma.

IMG_2287IMG_2286

Me encantan las especias para aromatizar mis platos y poder prescindir del uso de sal.

IMG_2288

Os recomiendo leer el post de: “El frasco ha muerto, viva el frasco”.

Eso es todo amig@s 😉

De toda la vida

(by ella)

Imagen-82

Como nos encontramos en un momento muy vintage en decoración, en imagen….., que mejor que recordarlo con una tarta, de esas, de toda la vida.

Aún recuerdo, cuando ibas de visita a casa de la tía de tu tía, ya sabes, la hermana de tu madre… tu vestido de domingo, bien sentadito en en sillón de skay y con las manos entre las piernas bien juntitas, esperando que la tal tía, esa que solo ves una vez al año, sacara la caja de galletas “Cuétara” y rezando para que no se hubieran comido tus prefes. Pero no, te aparecían con esa tarta de manzana hecha en casa y pareja la decepción en tu cara.

Pero como estamos muy “vintage”….. como apreciamos ahora eso de “hecho en casa”, así que manos a la obra o mejor dicho a la masa.

Ingredientes

Para el relleno:

  • 4 manzanas peladas
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1 Cucharada de canela en polvo (yo añado un poco mas, me encanta la canela)
  • 1/4 taza de harina tamizada

Para la masa kuchen:

  • 2 tazas de harina tamizada
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 125 gr de mantequilla
  • 1 yema de huevo
  •  Agua fría
  • 1 huevo batido para pintar la masa

Preparación

Cogemos un boll donde mezclaremos las manzanas cortadas en gajos finos, el azúcar, la canela y la harina bien tamizada. Con esto ya tenemos el relleno preparado que reservamos.

IMG_2245IMG_2246

Vamos con la masa y para ello en otro boll mezclamos la harina con la levadura y la pizca de sal. Incorporamos la mantequilla (punto cremoso) y la yema de huevo. Mezclamos  todo hasta obtener una masa con una textura suave.

la foto 2

Añadimos con cuidado el agua hasta que la masa se torne compacta, de la cual retiramos 1/4 y reservamos. Cogemos un rodillo y con el resto, en una superficie lisa, extendemos la masa hasta conseguir una capa fina.

la foto 4

Forramos el molde de manera que la masa sobresalga por los bordes.

la foto 5

Incorporamos el relleno que habíamos reservado y lo repartimos sobre la masa.                 Con la masa que reservamos, la extendemos con el rodillo y cortamos tiras finas con un cuchillo, las cuales colocaremos sobre el relleno de manera que formen una cuadrícula. Doblamos la masa de los bordes y pintamos con el huevo batido.

Horneamos durante 45-50 min a 180 grados y aquí está el resultado.

la foto-8

Solo falta que disfrutes de los recuerdos en tu paladar.

Que aproveche!!